A pesar de que las personas que trabajan en una oficina pasan sentadas la mayor parte de su tiempo, consiguen dar una media de pasos diarios que compensan esa rutina sedentaria, gracias a las pequeñas oportunidades que se presentan a lo largo del día. Desde subir y bajar las escaleras del metro, caminar por la oficina en busca de un café o buscando a un compañero, hasta dar un paseo a la hora de comer para estirar las piernas, salir de casa contribuye a nuestra movilidad.

Sin embargo, con el auge del teletrabajo, hay días en que nuestro trayecto más largo es el que va de la cama a la mesa de trabajo, o de la mesa a la cocina y el baño. Y cuando los días se transforman en semanas, este sedentarismo puede acabar afectando a nuestra salud física y mental. Hoy te damos tres ideas para incorporar movimiento a tu rutina de teletrabajo.

TRABAJA DE PIE

Estar de pie durante mucho tiempo quema más calorías que estar sentado. Sustituir dos horas diarias sentado por estar de pie puede quemar hasta 130 calorías a la semana y puede mejorar la concentración. Estar de pie más a menudo durante el día también puede mejorar la glucosa, los niveles de insulina y la presión arterial a largo plazo.

¿Sabías que moverse de forma inquieta también es bueno? Estos pequeños movimientos regulares que a veces nos ponen tan nerviosos en los demás, como dar golpecitos con el pie en el suelo o cambiar de posición mientras se está sentado, también queman más calorías al aumentar el gasto energético entre cinco y diez puntos por encima de los valores en reposo.

Los expertos recomiendan a los oficinistas que intenten pasar al menos dos horas al día de pie o moviéndose durante las horas de trabajo y que, si es posible, lleguen a cuatro horas. Para empezar, intenta añadir al menos entre 30 y 60 minutos de pie a tu jornada laboral, quizás alternando entre 15 minutos de pie y 15 minutos sentado. O también puedes hacer todas tus llamadas o reuniones de pie.

Prueba una mesa de altura regulable con la que puedas alternar sesiones de pie y sesiones sentado.

El ejercicio regular también mejora la memoria e incluso tiene efectos cerebrales al reducir la inflamación del cerebro, que puede provocar enfermedades como el Alzheimer.

HAZ PEQUEÑAS PAUSAS DE EJERCICIO

Las sesiones breves de ejercicio son beneficiosas para la salud. Antes se pensaba que las sesiones de ejercicio debían durar más de 10 minutos para ser beneficiosas para la salud.

Sin embargo, investigaciones recientes indican que la actividad de cualquier duración es buena para la salud. El ejercicio regular también mejora la memoria e incluso tiene efectos cerebrales al reducir la inflamación del cerebro, que puede provocar enfermedades como el Alzheimer.

Intenta hacer pausas regulares de movimiento activo o introduce pequeñas sesiones de ejercicio durante el día. Por ejemplo, prueba a subir las escaleras de tu portal si lo tienes a mano, ya que las investigaciones demuestran que 10 minutos de subida de escaleras pueden tener un efecto similar en los niveles de energía que una taza de café en personas privadas de sueño. Subir enérgicamente tres tramos de escaleras (60 peldaños) al menos tres veces al día -separados por entre una y cuatro horas de descanso- puede mejorar tu forma física.

Una opción de menor impacto sería dar unas cuantas vueltas alrededor de tu casa. Incluso algo tan sencillo como cambiar de habitación para rellenar el vaso de agua o la taza de té puede ayudarte a conseguir un poco de movimiento extra.

Una máquina de remo o una bicicleta estática pueden ayudarte a tener esas pausas de ejercicio extra que te reportarán beneficios en para la salud física y mental.

APROVECHA LA COMIDA PARA MOVERTE

Cada vez hay más pruebas de que salir a hacer ejercicio durante el día en entornos naturales (como parques, campos o cerca de ríos o costas) puede ser beneficioso para nuestra salud mental y capacidad cognitiva.

Pero muchas personas no tienen la suerte de vivir cerca de entornos naturales de fácil acceso. Afortunadamente, las investigaciones demuestran que incluso salir al aire libre para dar un pequeño paseo o correr es beneficioso para la salud. Si no puedes salir durante la comida, haz ejercicio en casa. Hoy en día, es muy fácil acceder a clases de fitness online adaptadas a cualquier estilo.

Recuerda que cualquier movimiento es mejor que ninguno, y cuanto más, mejor. Mientras trabajes desde casa, haz un esfuerzo especial para volver a hacer actividad en tu día, tanto para tu salud física como mental. Teletrabaja y sé feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *