Colaboración de Marta Asenjo Villamayor, Psicóloga Sanitaria en Pons Psicología.

 

El teletrabajo ha venido a cambiar partes de nuestra vida. Uno de los aspectos a los que afecta esta nueva forma de trabajar es las relaciones personales, sobre todo las más íntimas.

Puede que al principio fuera una oportunidad para pasar más tiempo juntos, pero en las relaciones no solo es importante la cantidad de tiempo, también lo es la calidad. El teletrabajo es una forma de compartir tiempo, pero desde luego no el tipo de tiempo que dedicamos a cuidar las relaciones de pareja.

 

APROVECHA LAS HORAS QUE AHORRAS    

 

Cuando una pareja convive y teletrabaja bajo el mismo techo, podemos aprovechar ratos como las horas de café, la comida o al acabar de trabajar para compartir nuestra jornada laboral. Hacer partícipe al otro miembro de la pareja de nuestras vidas hace que aumente la intimidad y la confianza, dos aspectos claves para una relación sana.

Cuidado con limitar las horas en casa para hablar de trabajo. Las relaciones son bidireccionales. Es bueno dedicar tiempo a hablar de ambos, de aquello que es importante para los dos. Si lo que mi pareja me cuenta no es lo que más me interesa, es bueno hacer un esfuerzo a intentar comprender porqué eso es importante para la otra persona. Si tenemos la percepción de que siempre hablamos de lo mismo, puedo compartirlo con mi pareja y llegar a un acuerdo.

 

REDUCIR LA MONOTONÍA

 

La sensación de que todo es siempre igual es una de las que más afecta a la calidad de las parejas. Cuando nos encontremos en este punto habladlo. No esperéis a que estos pensamientos os consuman y abordarlos cuando aparezcan, hay que dar la oportunidad a resolver los conflictos juntos. Poned sobre las mesas vuestras necesidades y escuchar las del otro para llegar a un punto conjunto. 

El teletrabajo puede incrementar la emoción de aburrimiento y podemos sentir que compartir todo ese tiempo quema la relación. Si esto ocurre, tratad de buscar espacios separados para trabajar desde casa, dedicando un espacio a cada uno. Una relación sana no consiste en compartir todo al 100%, es importante que cada uno tenga su espacio propio. Si esto no es posible, podéis regalaros una experiencia de teletrabajo.

Existen otras formas de sobrellevar el tiempo en casa. La imaginación e internet pueden ayudarnos a hacer cosas diferentes. No tengáis miedo a que las novedades puedan ser un poco “obligadas”. Esperar a que otra persona se percate de mi malestar o mis necesidades no es una buena opción. Hacer cosas diferentes es complicado, pero si nos obligamos a hacerlo puede dar lugar a situaciones divertidas tanto si los planes salen bien como si salen mal. No tengáis miedo a que las cosas empiecen siendo un poco impostadas, lo importante es disfrutar de los ratos compartidos. Si necesitamos algo diferente del otro, no tengas miedo en decirlo.

 

SI SOLO UNO DE LOS DOS TELETRABAJA, ¿CÓMO LO HACEMOS?

 

Cuando solo uno de los miembros de la pareja trabaja, puede que se den dos situaciones distintas.

La primera, que la persona que está en casa no tenga ganas de salir. La segunda es que quien trabaja fuera tenga ganas de quedarse en casa. A veces podemos entender su cansancio y otras puede agotarnos esta situación. Cuando estamos muchas horas en casa, salir puede suponer todo un reto. Obligarse a salir es una de las formas de cuidar la relación, programad las salidas y no las mováis salvo situaciones excepcionales.

Si la situación os sobrepasa o sentía que tenéis dificultades para resolver los conflictos, no dudes en ponerte en contacto con un profesional.

Recordad que el amor es necesario, pero necesitamos cuidar la relación para superar las situaciones adversas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *